El casco de seguridad en obras de construcción

David Guisado Aparejador Sevilla

Hola  a todos, la entrada de hoy va dedicada a la Seguridad y Salud durante la ejecución de las obras, concretamente a los Equipos de Protección Individual, los famosos EPIs, en este caso el casco de protección.

Os cuento, para los que me conocéis, sabéis que mi principal medio de transporte es la bicicleta. Desde que nos mudamos del El Viso del Alcor a Sevilla, hace aproximadamente 4 años, intenté usar en mi día a día la bicicleta como mi principal medio de transporte, combinándolo como podéis imaginar con el transporte público, en mi caso el tren de cercanías, debido a los beneficios a nivel individual como social, pero bueno eso es ya otro tema.

Cuando realizo las visitas a mis obras en la capital, o las gestiones necesarias, siempre llego en mi bicicleta, por lo que el otro día un operario me hizo la siguiente pregunta:

«Oye David, ¿Se puede utilizar un casco de bicicleta en la obra?»

Mi respuesta inmediata fue: NO, ¡es imposible!, ya que el casco de bicicleta no está diseñado para soportar los impactos a los que se está expuesto en las obras.

Dicho esto, no quedó completamente conforme, así que para poder justificarle dicha respuesta, se la tuve que ampliar. Los motivos los comparto con vosotros a continuación.

Justificación del uso del casco de seguridad en obras de construcción

Los cascos de construcción están fabricados y ensayados para proteger los riesgos que pueden originarse en el desarrollo de obras de construcción. Los principales riesgos son:

Mecánicos, como impactos por caídas de objetos, choques y atrapamientos laterales.

Otros riesgos, como eléctricos, térmicos, protección en caída de líquidos, etc.

Para que un casco de construcción pueda ser considerado apto para la protección de los anteriores riesgos, deben de haber cumplido una serie de ensayos que GARANTICEN la protección a dichos riesgos.

Todos los tipos de casco de seguridad deben poseer un marcado que controla la calidad de los mismos, dicho marcado es el sello CE y en función del uso al que se destine el casco deberá cumplir la normativa específica, todo ello indicada en una etiqueta en cada casco.

Por ejemplo, en un casco de seguridad o de protección, deberá tener impreso el sello CE y el anagrama de la normativa EN 397.

Después de esta explicación, que he intentado resumir todo lo que he podido, os puedo decir que los cascos que se utilizan para la protección de la cabeza y no tienen las protección necesaria a los riesgos específicos regulados en las normativas para cascos de seguridad y protección de la EN 397, por lo que carecen de marcado CE y anagrama EN 397, NO SE PUEDEN UTILIZAR EN OBRAS DE CONSTRUCCIÓN

Los cascos de protección de los ciclistas, tienen que cumplir su propia normativa específica, que es la EN1078, siendo los cascos para ciclistas y usuarios de monopatines y patines de ruedas.

Extiendo dicha justificación a los cascos de motos, ya que estos cumplen la normativa europea, donde en España recibe la homologación E9 de la normativa ECE R22.05

Hasta aquí mi explicación sobre los cascos de seguridad o protección en obras y sus diferencias con los distintos cascos para otros usos.

En Estudio Viso SCP, formamos un equipo de técnicos multidisciplinares con experiencia  en Coordinaciones de Seguridad, garantizando la correcta ejecución de las obras, con una coordinación entre los agentes intervinientes clara y concisa. Ponte en contacto con nosotros, estamos deseando ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba